Lo que debes saber de child themes


  • Plantillas superpuestas a la plantilla principal
  • Seguridad frente a las actualizaciones
  • Fáciles de instalar


¿Qué es un child theme de WordPress?

Los child themes también son conocidos en español como temas hijos. Básicamente un child theme es una plantilla que se superpone a la plantilla “madre”, o principal, y la modifica. La razón de ser de los child themes es poder modificar y personalizar diferentes aspectos del diseño, visualización y ciertas funcionalidades de nuestro tema principal de WordPress sin tener que modificar ni tocar la plantilla raíz. La función de los child themes es separar o desligar la plantilla en dos partes: funciones y estilos, y trabajar solo con los estilos (diseño) sin tener que tocar las funciones.


Ventajas y desventajas de los child themes

En un principio los child themes fueron creados por la comunidad de desarrolladores de WordPress para solucionar problemas con las actualizaciones. Antes de que existieran los child themes, había muchas plantillas que daban problemas cuando WordPress iba sacando al mercado las nuevas versiones actualizadas de su plataforma. Esto era así porque se producían incompatibilidades entre la plantilla y la nueva actualización. Si contratas tu paquete de hosting de WordPress con STRATO tendrás la posibilidad de configurar la actualización de las versiones como tú quieras: manual o automática. STRATO también tiene muy en cuenta todo lo relacionado con la seguridad para así poder dar un gran servicio a tu sitio web realizado en WordPress.

Por eso los desarrolladores crearon los child themes para terminar con el problema de las actualizaciones y la pérdida de los cambios de código en la plantilla principal, ya que funcionan como una capa que se superpone a la plantilla de base y cuando WordPress se actualiza no toca los child themes, sino que los cambios afectan solamente a esa plantilla raíz sobre la que modificaremos y personalizaremos sus elementos trabajando directamente con el child theme que hayamos escogido.


Ventajas de usar un theme child:

  • Si usas un child theme puedes actualizar automáticamente tu WordPress con las nuevas versiones que vayan saliendo sin miedo a problemas de incompatibilidades y a perder todas las modificaciones que hayas ido realizando en tu plantilla.
  • Puedes modificar las hojas de estilo (CSS) usando plantillas de página de las que no disponga el tema principal.
  • Si tienes conocimientos de programación, puedes crear tu propio child theme usando frameworks para modificar el estilo de tu plantilla de base.

Desventajas de usar un child theme:

  • En el fondo, el child theme obtiene gran parte del código con el que trabaja del tema principal o de base. El tener que hacer ese movimiento de uno a otro afecta al rendimiento y puede hacer que tu sitio web vaya más lento, afectando así a la experiencia del usuario.
  • Es muy importante adquirir un child theme muy completo, bien desarrollado y profesional para no encontrarse con problemas de código.

¿Qué debes saber a la hora de instalar tu child theme?

Como ya hemos ido aclarando a lo largo del artículo, el child theme (o tema hijo) es una plantilla que se instala encima de la plantilla madre, por eso es imprescindible instalar primero la plantilla madre. El child theme usará todas las características y la estructura completa de la plantilla raíz o madre y partiendo de ella hará las modificaciones que otorguen a tu sitio web su aspecto final.

También es básico contar con una buena plantilla de base para luego superponer un child theme sin encontrarse con problemas de ralentización o incompatibilidades en el tema hijo. El child theme puedes tanto comprarlo como crearlo tú mismo, pero para esta segunda opción debes tener unos conocimientos medios o altos de programación en WordPress.


¿Cómo instalar un child theme?

En principio es sencillo y sigue el mismo proceso de instalación que con una plantilla de base.

  1. Abre el panel de control de WordPress.
  2. En el menú del panel de administrador dirígete a “Apariencia”.
  3. Una vez desplegado el menú “Apariencia”, selecciona la opción “Temas” y dentro de ella “Añadir nuevo”.
  4. No olvides activar tu child theme para que este se ejecute.
  5. En ese momento aparecerán en la ventana tanto tu tema o plantilla principal como el child theme que hayas escogido.
  6. Debes tener en cuenta que aunque actives tu child theme, el panel de administrador de WordPress se mantendrá casi igual que al principio, sin que se visualicen apenas cambios ya que estos cambios que introduce el child theme se aplicarán en la plantilla principal.

Ejemplos de child themes solventes y profesionales

Como ya hemos adelantado en el artículo, es importante contar con una buena plantilla de base para luego instalar encima el child theme que le dará el estilo y diseño final a la misma. Un ejemplo de plantilla profesional muy adecuada para trabajar encima de ella con child themes es el framework Genesis. Esta plantilla está desarrollada por StudioPress. Este equipo de desarrolladores ofrece variadas posibilidades de comprar el child theme junto con la plantilla framework de Genesis todo en un mismo paquete. Uno de estos paquetes muy funcionales y que desde aquí te recomendamos es el child theme de StudioPress “Metro Pro Theme”, que se vende en un paquete junto con la plantilla de base.

Hosting para WordPress